José Luis Abarca y Sidronio Casarrubias son absueltos tras caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa

38
La Fiscalía General de la República (FGR) no pudo demostrar la existencia del grupo criminal “Guerreros Unidos”

CIUDAD DE MÉXICO.- Sidronio Casarrubias Salgado fue absuelto por un juez federal luego que no se pudo demostrar que era el presunto líder criminal de la organización delictiva “Guerreros Unidos”; mientras que el ex alcalde de Iguala, Guerrero, José Luis Abarca Velázquez, también fue absuelto por el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

¿Qué pasó?

La Fiscalía General de la República (FGR) no pudo demostrar la existencia del grupo criminal “Guerreros Unidos”, una organización a la que, de hecho, se le adjudicó la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

En ese sentido, Samuel Ventura Ramos, juez primero de Distrito de Proceso Penales Federales con sede en Matamoros, Tamaulipas, también absolvió por el mismo delito al ex alcalde de Iguala, Guerrero, José Luis Abarca Velázquez.

Y es que la FGR ejerció acción penal contra ambas personas en octubre de 2014 porque un grupo de personas denominado “Guerrero Unidos” presuntamente se organizó desde 2011 para cometer delitos contra la salud.

Pruebas obtenidas

Asimismo, en la sentencia, el juzgador excluyó las pruebas obtenidas con violación de derechos fundamentales (por ejemplo, mediante tortura o detenciones ilegales), como son 47 testimoniales.

Hecho lo anterior, el juez dictó sentencia absolutoria a favor de las dos personas.

Aunque el juzgador precisó que esto no significa que los Guerreros Unidos no existen, sino que las pruebas que entregó la FGR no fueron suficientes para demostrar lo contrario.

Abarca es condenado

La resolución fue emitida en la causa penal 100/2014, misma en la que José Luis Abarca, exalcalde de Iguala fue absuelto de delincuencia organizada y condenado a 92 años de prisión por el secuestro de 6 integrantes del movimiento campesino Unidad Popular, entre ellos, el perredista Arturo Hernández Cardona.

Finalmente, el juzgador concluyó que la FGR no logró acreditar durante el proceso penal la existencia de los Guerreros Unidos y que Sidronio Casarrubias y José Luis Abarca tuvieran algún vínculo con una organización criminal.