Hijos de “El Chapo” mandan fentanilo a EU: acusan fiscales

78
El fentanilo es tan barato de producir que el cártel obtiene enormes ganancias, incluso vendiendo la droga a 50 centavos la pastilla

ESTADOS UNIDOS.- Con el ex líder delincuencial de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán, cumpliendo su sentencia, sus hijos dirigieron el negocio familiar hacia el fentanilo y establecieron una red de laboratorios que produce enormes cantidades de la droga barata y letal que trafican a Estados Unidos, dieron a conocer los fiscales en un acta de acusación reciente.

Aunque el juicio de “El Chapo” en Estados Unidos giró alrededor de los cargamentos de cocaína, el caso contra sus hijos expone el funcionamiento interno de un cártel que experimenta un cambio generacional mientras trabaja para “fabricar el fentanilo más potente del mundo y venderlo en Estados Unidos al menor precio”, de acuerdo con el acta de acusación desprecintada el 14 de abril en Manhattan.

Los opioides sintéticos, principalmente el fentanilo, matan actualmente a más estadounidenses al año de los que murieron en las guerras de Vietnam, Irak y Afganistán, llevando a algunos políticos a argumentar que los cárteles deben de ser catalogados como organizaciones terroristas, y suscitando llamamientos, antes impensables, a una intervención militar estadounidense al otro lado de la frontera.

“Como me dijeron unas personas del Departamento de Estado, tenemos que replantear el problema del fentanilo, no es un problema de drogas”, dijo Alejandro Hope, analista de seguridad de México que falleció el pasado viernes. “Muy poca gente sale deliberadamente a buscar fentanilo”.

La base para la epidemia de fentanilo en Estados Unidos se sentó hace más de 20 años, con la prescripción del opioide sintético oxicodona. Mientras las autoridades estadounidenses reducían las prescripciones del fármaco, los usuarios cambiaron la oxicodona por heroína, que el grupo delincuencial de Sinaloa suministró.

Un vehículo de la marina conduce a lo largo de una calle en la ciudad costera de Barra de Navidad, en Jalisco a lo largo de la costa del Pacífico de México, el 25 de mayo de 2012.

Pero fabricar su propio fentanilo, que es mucho más potente y versátil que la heroína, en pequeños y ocultos laboratorios, fue un cambio radical. El cártel pasó de su primer laboratorio improvisado de fentanilo a una red de laboratorios ubicados en el estado de Sinaloa, en el norte de México, en menos de una década.

“Estos no son súper laboratorios, porque dan la impresión de que son laboratorios farmacéuticos, ya saben, muy sofisticados”, comentó Mike Vigil, exdirector de operaciones internacionales de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos. “Estos no son más que tubos de metal y usan palas de madera, e inclusive de metal, para mezclar las sustancias químicas”.

Un sólo “lote” producido por un grupo delincuencial puede prensar fentanilo en 100.000 pastillas falsificadas cada día para engañar a los estadounidenses haciéndoles creer que están tomando Xanax, Percocet u oxicodona. Las pastillas se pasan de contrabando por la frontera para abastecer lo que el hijo de “El Chapo”, Iván Archivaldo Guzmán Salazar, dijo que son “calles de drogadictos”, según la acusación.

El fentanilo es tan barato de producir que el cártel obtiene enormes ganancias, incluso vendiendo la droga a 50 centavos la pastilla, de acuerdo con los fiscales.

La potencia de la droga lo hace particularmente peligroso. La dosis narcótica de fentanilo está tan cerca de la dosis letal que una pastilla destinada a garantizar el subidón de un consumidor habituado puede matar fácilmente a una persona menos experimentada que tome algo que no sabía que era fentanilo.